#GENTEDELAMAR

Bajo el hashtag #GENTEDEMAR hemos querido abrir un espacio dedicado a todas aquellas personas que han dedicado su vida al mar, a modo de homenaje y reconocimiento.

 

En este espacio iremos colgando entrevistas a pescadores y familiares, que nos irán contando como ha sido una vida ligada al mar.

FRANCISCO JAVIER

BELMONTE

“ Lo que más me gusta de la pesca, es llegar a puerto con mucho pescado”

Hoy hablamos con Francisco Javier…

“Para mí no hay satisfacción más grande que el simple hecho de pescar”

 

¿Cuánto tiempos llevas en la pesca?

25 años, mi familia era pescadora así que empecé muy joven.

 

¿Y empezaste a salir con tu familia?

Si, cuando era peque salía con ellos.

 

¿Cuántos barcos has tenido?

He trabajado en 4 barcos de cerco. Realmente míos los dos últimos, los otros dos eran de mi padre y cuando se jubiló pues nos los dio a mi y a mi hermano.

 

¿Consideras que es duro trabajar en el mar?

Duro no, sacrificado.

 

¿Y lo que más te gusta de ir a la mar?

Para mí no hay satisfacción más grande que pillar pescado y saber que vas a ganar dinero.

 

¿Recuerdas el pescado más grande que has capturado?

Hombre nosotros en el cerco nos dedicamos a pescar sardina, melva… pescados más pequeños. Alguna vez alguno grande como un emperador de 300 kilos o así, pero casi siempre pescados pequeñitos.

 

¿Alguna vez te has planteado dejar la pesca?

Muchas veces, te cabreas y sueltas cosas. Al final las multas, las regulaciones y todo eso te ponen de muy mal humor…

Pero al final, somos jóvenes y estamos hipotecados por el barco, entonces las cosas no son tan fáciles como parecen.

 

¿Consideras que los barcos son cómodos?

Cada barco, es diferente. Si son pequeños no tienen muchas comodidades, pero por ejemplo el que tengo ahora, tiene duchas, camas… depende un poco de los metros.

 

¿Crees que las nuevas tecnologías se están incorporando en el sector?

Si, la diferencia de cuando me embarqué por primera a vez a día de hoy han cambiado mucho.

 

¿Te gustaría que tus hijos se dedicaran a la pesca?

Sinceramente, me encantaría. No tengo nada que reprocharle a la pesca, todo lo que tengo a día de hoy es gracias a la ella. Así que sí que me gustaría que mis hijos continuaran con la tradición familiar.

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

No tengo mucho tiempo, pero el fin de semana me gusta estar con mi familia.

 

¿Hay algo que crees que todo el mundo debería hacer alguna vez en su vida?

Para gustos colores. Pero igual embarcarse alguna vez.

 

¿De que miembro de tu familia aprendiste más?

De mi padre, sin lugar a duda.

 

Muchas gracias Franciso Javier.

ANTONIA

RAMOS

“ Lo que más me gusta de la pesca, es llegar a puerto con mucho pescado”

Hoy hablamos con Antonia Ramos…

 

¿Cuánto tiempo llevas vinculada a la pesca?

Desde que me casé. Mi familia se dedicaba al campo.

 

¿Cuántos barcos habéis tenido?

Dos barcos, primero uno viejo y luego ya nos compramos uno nuevo “LOS MORRINAS”.

 

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la pesca?

Hay varias opciones, hay mujeres que se embarcan y otras que trabajan en tierra.

En mi caso, ahora mismo no llevo nada, pero he estado varios años organizando todos los papeles, que si ir banco, a la cooperativa, a la comandancia…. Un no parar.

 

¿Piensas que el papel de la mujer está infravalorado?

No está nada valorado el papel de la mujer.

Ni las mujeres que están embarcadas ni las que nos quedamos en tierra estamos valoradas. Nosotras, desde tierra, como ya te comentaba, hacemos muchas labores, que debemos compaginar con las responsabilidades familiares.

 

¿De cuánto tiempo eran las mareas de tu marido?

Bffff, alrededor de 3 y 5 meses. Muy duro. Era mucho tiempo y mis niñas eran pequeñas, entonces lo pasaba muy mal.

Ahora, pues un poco menos, entre un mes y dos.

 

¿Cómo os comunicabais?

Ahora es una bendición, pero cuando yo conocí a mi Miguel nos tirábamos sin hablar hasta que venía a tierra. Luego cuando teníamos a las niñas, solo llamábamos cuando pasaba algo muy grave, pero nada más.

Ahora hablamos casi todos los días, videollamada y todo. Es otra cosa.

 

Cuéntanos un poco sobre ti,

¿Cómo te definirías?

Pues que soy buena de más, y tengo un corazón muy grande.

Me gustaría ayudar a todo el mundo. Todo lo que hago lo hago de corazón.

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Aparte de limpiar y ordenar la casa, me gusta mucho leer, hace 5 años me anoté a la asociación de mujeres, y entonces voy a las reuniones y viajes que realizan, también me gusta caminar, voy a zumba y a pilates, hace un mes me anoté a bachata…etc.

 

¿Cuál es el viaje que has hecho que más te ha gustado?

He hecho un montón de viajes preciosos, pero el que más me ha gustado ha sido uno hace poco que nos hemos ido a Sevilla mi marido, mis dos hijas y yo.

 

Muchas gracias Antonia.

SIMÓN

DÍAZ

“ Lo que más me gusta de la pesca, es llegar a puerto con mucho pescado”

Hoy nos paramos a charlar con Simón Díaz…

 

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en la pesca?

Estuve trabajando 3 o 4 años cuando era joven, después lo dejé y ahora llevo 3 años.

 

¿Por qué has empezado en el mundo?

Por mi familia, mi tío tenía un barco, mi padre estuvo un tiempo embarcado…

 

Entonces, ¿Comenzaste en el sector con tu familia?

No, yo me embarque en un barco, pero independiente de mi familia.

 

Cuando empezaste a embarcarte, ¿Cómo eran las mareas que realizabas?

Pues mareas de un mes y medio, dos… Pero ahora tengo mi propio barco donde salgo por la mañana y vuelvo al mediodía.

 

¿Cuántos barcos has tenido?

He tenido dos barcos y continúo teniéndolos a día de hoy.

 

¿Consideras que es duro trabajar en el mar?

Mucho, pero mucho. Te levantas a las 2 de la madrugada y no paras en todo día, aunque tiene sus cosas buenas como todo. A mi me gusta un montón.

 

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en el mar?
Sin duda, llegar a puerto con mucho pescado.

 

¿Recuerdas la pieza más grande que capturaste?

Si, fue un atún de más de 300 kilos.

 

¿Alguna vez en tu vida te has planteado dejar la pesca?

No, me encanta trabajar en la pesca, si no te garantizo que no lo haría.

 

¿Cómo crees que debería avanzar el sector para que hubiera una mejora?

Pues yo creo que todo esto es un tema político. Al final no es lo mismo estar embarcado que estar en tierra y eso al final influye en las decisiones que se toman.

 

¿Consideras que se están incorporando las nuevas tecnologías al sector?

Si, y para mi gusto es muy positivo. Los sistemas electrónicos que están integrados en los barcos son muy buenos y ayudan mucho.

 

Cuéntanos un poco sobre ti…

¿Te gustaría que tus hijos se dedicaran a este sector?

A ver, yo quiero que mis hijos estudien y una vez que tengan sus estudios decidan si prefieren trabajar en la mar. Pero sinceramente, no me gustaría que se dedicaran a esto.

 

¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Tienes algún hobbie ?

El futbol, estoy en un equipo de veteranos y eso es lo que hago. Jugamos los sábados y te sienta bien porque te ayuda a despejarte.

 

¿Cuál crees que es el rasgo más característico que te define?

Que soy malo y pillo, jajaja.

 

¿De que miembro de tu familia has aprendido más?

De mi padre.

 

¿Qué es lo que más valoras de una persona?

Que no me engañe, es lo que más valoro en la vida.

 

Muchas gracias Simón.

SIMÓN

DE DIOS

“Lo que más me ha gustado siempre de trabajar en la mar es contacto con la naturaleza”

Esta vez entrevistamos a Simón de Dios, para conocer un poco más sobre él.

 

¿Cuántos años llevas en la pesca?

Pues llevo 23 años, que se dice pronto.

 

¿Por qué has empezado en el sector?

Por que mi padre era pescador y tampoco me gustaba mucho estudiar, entonces es lo que tocó.

 

¿Cuándo empezaste salías con tu padre?

Si claro, empezamos mi hermano y yo con mi padre.

 

¿Cuántos barcos tienes?

Actualmente tengo 2 barcos, en uno de ellos voy yo con mi hermano y dos marineros y en el otro un patón y otros dos marineros.

 

¿Consideras que es duro trabajar en el mar?

Si, es muy duro.

 

¿Cómo son las mareas que realizas?

Pues ahora estamos saliendo entre 12 y 15 horas al día. Solemos salir sobre las 3 de la madrugada.

 

¿Recuerdas el pescado más grande que capturaste?

Un atún de 500 kilogramos.

 

¿Alguna vez te has planteado dejar la pesca?

No, nunca.

 

¿Consideras que los barcos han mejorado las comodidades en los últimos años?

Bastante, ahora lo barcos tienen de todo. Por ejemplo, ahora tienes camarotes para poder dormir, antes no había nada.

 

¿Tienes hijos? ¿Te gustaría que se dedicaran a la pesca?

Tengo 3 hijas, y no me gustaría que ellas se embarcaran, pero sí que se casaran con pescadores.

 

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Nada, me gusta descansar y bajar al puerto a ver como está el barco y poco más.

 

¿Cuál crees que es el rasgo más característico que te define?

Nada en especial, soy muy sencillo.

 

Muchas gracias Simón.

FRANCISCO

HERNÁNDEZ

“Lo que más me ha gustado siempre de trabajar en la mar es contacto con la naturaleza”

Francisco Hernández lleva toda su vida dedicada al sector pesquero. A continuación, nos cuenta su historia.

 

¿Por qué empezaste en el mundo de la pesca?
Porque toda mi familia se dedicaba al sector, ya que antiguamente era lo único que había en Carboneras, la obra o la mar.

 

¿Cunado empezaste ibas con tus familiares o por tu cuenta?

La primera vez con mi padre, pero un par de meses nada más. A partir de ahí me fui por mi cuenta.

 

¿Cuántos barcos has tenido?

Pues por lo menos 7, con 25 años tuve el primer barco. Hace poco vendí el barco que me quedaba y ahora ya estoy fuera del mundo de la mar.

 

¿Hacías mareas muy largas?

Si, te puedo decir que con tan solo 15 años me fui a Cabo Blanco en un barco de madera, con unos motores que eran insoportables… muy duro.

Hoy en día las comodidades son otras. Hace poco vendí un barco, que tenía de todo, aire acondicionado, canal plus…. No hay ni punto de comparación con lo que había cuando yo empecé.

 

Entonces, ¿Consideras que es dura la mar?

Lo duro es estar fuera de casa, eso es lo más duro.

 

¿Cuáles son las cosas buenas de trabajar en la mar?

Pues a mi me encanta, que te voy a contar. Para mí es increíble trabajar con la naturaleza.

Yo estoy jubilado, y lo echo en falta. No me adapto a estar lejos, pero es lo que toca.

 

¿Recuerdas el pescado más grande que has capturado?

Un atún de más de 800 kilogramos, muy grande.

 

¿Por qué crees que la gente joven no tiene ganas de echarse al mar?

Por que no pasa necesidad, es lo que yo pienso.

Yo tengo dos hijos, uno tiene sus estudios y el otro no, al cual he intentado embarcar, no para que se dedicase por que en realidad no me gustaría que mis hijos se dedicaran a esto, pero no ha querido por que ya tiene todo hecho.

 

Ahora que no sales a la mar, ¿Qué haces durante el día?

Pues bajar al puerto…jajaja

 

¿Qué es lo que más valoras de las personas?

La humildad.

 

¿Podrías decir algún rasgo característico que te defina?

Pues soy humilde, no envidio a nadie por nada que pueda tener más o menos que yo. Bueno miento, la salud.

 

Por último, ¿Podrías decir que detalles que hacen que tu día sea mejor?

Pues levantarme y ver que mi familia está bien.

 

Muchas gracias Francisco.

ISABEL

LOZANO 

“Llevo en el mundo de la mar toda la vida”

Isabel Lozano pertenece a nuestra gran familia de Carbopesca. Nos reunimos con ella para conocer cuando empezó su relación con el mundo de la mar y como ha sido su vida durante todos esos años.

 

¿Cuántos años llevas relacionada con el mundo de la mar?

Desde toda la vida. Mi padre era pescador y luego me casé con un pescador. Además, tengo 2 hijos y 2 hijas, y los dos niños también están embarcados, así que desde que nací hasta ahora.

 

¿Cuántos barcos has tenido junto a tu marido?

Pues dos que vendimos, y dos que tenemos en la actualidad.

 

¿Cómo has llevado que toda tu familia se dedique al sector?

Pues es muy duro, al final siempre estás sufriendo. Mi padre, mi marido, mis hijos…

Si salen de día, es duro por que se van y si salen de noche no duermes en toda la noche por la preocupación.

Ahora mis hijos ya no hacen mareas largas, lo cual es mejor por que puedo verlos más y sufrir menos, pero es muy duro tener a tu familia en la mar.

 

¿Cuál consideras que es el papel de la mujer en la pesca?

La mujer hace de padre y de madre, se encarga de la casa, de los papeles de los barcos para que todo esté en regla y no haya problemas… Nosotras nos encargamos de todo.

 

¿Cómo ves el futuro de la pesca?

Muy mal, muy mal… Aquellos que puedan aguantar este tironcillo les va a ir bien, pero habrá muchos que no van a poder mantenerse dentro del sector.

Los pescadores salen al mar sin saber si van a conseguir volver a puerto con pesca suficiente, sumándole a esto las normas que están estableciendo en el sector.

Antes se ganaba mucho más, ahora es muy complicado.

 

¿Cómo ha cambiado la comunicación a lo largo de los años?

Un montón.

Antes era muy difícil comunicarse, pero ahora con los teléfonos sabes en todo momento donde están, cómo va el día… Es mucho mejor y a mi me tranquiliza.

 

Háblanos un poco de ti…

¿Cómo te definirías?

Pues yo soy una persona que me relaciono con todo el mundo. Me gustan las cosas sencillas, reírme,, pasármelo bien y disfrutar en todos los momentos.

 

¿Dónde serían tus vacaciones ideales?

Pues donde tengo mi gente, que es en Barcelona. Están mi hermana, están mis tíos…

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Pues me gusta mucho coser, hacer moldes… así me voy entreteniendo.

 

Muchas gracias Isa.

 

MARÍA ÁNGELES

SAEZ

“Yo creo que las mujeres somos un pilar fundamental en este sector”

María Ángeles ha nacido en una familia dedicada a la mar. A continuación nos cuenta, con mucho amor y pasión, como ha sido su vida en este gran sector.

 

¿Cuánto tiempo llevas vinculada a la pesca?

Toda mi vida, desde que nací. Mis padres vienen de familias dedicadas a la mar y además, yo me he casado con un pescador.

 

¿Cuántos barcos has tenido con tu marido?

Juntos hemos tenido por lo menos cuatro barcos.

 

¿Cuánto tiempo duran las mareas que realiza tu marido?

Pues mucho, él se va de turno. Por ejemplo, se va en octubre e igual hasta navidad no vuelve.

 

Durante todo ese tiempo, ¿Cómo os comunicáis?

Por vía satélite, al estar en medio de la mar no hay cobertura. Normalmente hablamos casi todos los días, pero conversaciones muy rápidas, ya que el coste de las llamadas por satélite es muy alto.

 

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la pesca hoy en día?

Yo creo que las mujeres somos un pilar fundamental en el sector, es decir, nosotras somos las que cuidamos a los hijos, las que llevamos la casa, los trámites de los barcos, papeles…

 

¿Consideras que está valorado este trabajo en el sector?

A ver… eso depende un poco de cada persona. En mi caso, mi marido valora mucho lo que yo hago, y sabe que estoy yo a pie de cañón en tierra solucionando todo lo necesario.

Yo creo que las mujeres somos imprescindibles en este sector y cada día lo que hacemos se valora mucho más y nos sentimos más valoradas.

 

¿Crees que es duro este sector?

Si. El trabajo que realizan los hombres en la mar es muy duro y sacrificado, pero nosotras también tenemos nuestra parte importante.

Es una vida muy dura, hay días en los que te levantas bien y otros que intentas llevarlo lo mejor posible, pero te cuesta mucho trabajo.

Por otro lado, están los niños que tienes que cuidarlos y criarlos en cierta manera sola. Por ejemplo, mis hijos cuando eran pequeños siempre me preguntaban por su padre, y era muy complicado explicar que iba a estar sin venir un tiempo, no lo entendían.

Ahora ya son mayores y ya entienden cómo funciona este trabajo, pero ninguno de ellos ha querido seguir ese camino.

 

Has comentado que tus hijos han escogido otro camino, ¿Qué opinas? ¿Te hubiera gustado que se dedicaran a este sector?

A ver, como madre me hubiera gustado que estuvieran con su padre en la mar y continuaran con una gran tradición familiar.

Pero desde fuera, yo veo como están las cosas en el sector, y quiero que mis hijos tengan otro futuro, otro bienestar.

 

Ahora cuéntanos un poco sobre ti…

¿Podrías definir algún rasgo característico de tu personalidad?

Mmm, podría decir que soy una persona muy realista.

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

A ver yo siempre procuro hacer muchas cosas. Por las tardes suelo ir a caminar, o anotarme a cosas que me gustan como puede ser el baile.

 

¿Hay algo que crees que todo el mundo debería hacer a lo largo de su vida?

Creo que todos deberíamos ir alguna vez a países donde la gente lo esté pasando realmente mal para que valorásemos la vida como deberíamos hacerlo.

 

Muchas gracias María Ángeles.

 

 

 

MARÍA JOSÉ

CARRILLO

Llevo toda mi vida vinculada a la pesca

María José Carrillo pertenece a la familia de Carbopesca. Hoy nos reunimos con ella, para conocer un poco más cual es la labor de la mujer en la pesca y como es su vida dedicada al sector pesquero.

 

¿Cuántos años llevas vinculada a la pesca?

Pues mi padre era pescador y luego me casé con un pescador también, así que podría decir que toda mi vida.

 

¿Cómo crees que es el papel que realiza la mujer en la pesca?

Nosotras realizamos la labor en tierra, todo aquello que no se puede hacer en la mar es parte de nuestro trabajo.

Es un trabajo que estás de un lado a otro todo el día, tienes que ir al banco, realizar las tareas de la casa, cuidar de los hijos…. Hay algunos días que son un no parar, la ventaja es no tener horarios.

 

¿Consideras que está valorada vuestra labor?

No todo lo que debería estarlo. Es un esfuerzo que realizamos, y eso debería tenerse en cuenta de alguna manera.

 

¿Cómo crees que será el futuro de la pesca?

Creo que cada vez la juventud se echa más para atrás en el sector, por temas como no estar en casa, perderse parte de la infancia de los niños…

Desde mi punto de vista, es difícil hablar de futuro … Hay que darse cuenta de que cada vez son más los marineros que se están jubilando, y los hijos no continúan la tradición familiar como antiguamente se hacía en Carboneras.

Yo tengo dos hijos y me gustaría que estudiaran y se dedicaran a un sector que les permita una mayor calidad de vida.

 

¿Cómo son las mareas que realiza tu marido?

Pues según la temporada, pero se suele ir sobre 30 ó 35 días. Por ejemplo, la temporada de verano es más larga, ya que el tiempo es favorable, hay más pescado y se aprovecha mucho más.

 

¿Y cómo es la comunicación con tu marido durante las mareas?

Mi marido y yo hablamos diariamente. Si no tiene cobertura hablamos por satélite.

El coste de las llamadas por satélite es muy elevado, así que, sólo nos preguntamos si está todo bien en la mar, si está todo bien en tierra y listo.

 

Hablamos un poco de ti…  ¿Cómo te definirías?

Pues soy una persona muy simple, de casa. Por situaciones de la vida, he tenido que madurar muy joven y esto ha marcado un antes y un después en mi vida.

Para mí, lo más importante en la vida es ser feliz, y yo lo soy con poco. Teniendo salud es suficiente.

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Pues actualmente estoy anotada a clases de gimnasia y también hago pilates, ¡me encanta!

También me gusta mucho viajar, y conocer las diferentes partes de España.

 

¿Cuáles son los detalles que hacen que tu día sea mejor?

Sobre todo, la organización. Soy una persona muy organizada, me gusta tener los días planeados.

 

Por último, ¿Hay algo que crees que todo el mundo debería hacer alguna vez en su vida?

Buff… es complicado. Hay muchas cosas que todos deberíamos hacer.

Por parte de la mujer, ser madre sin duda. Es algo muy bonito.

 

Muchas gracias María José.

ANTONIO

MORENO

“Al mal tiempo, buena cara”

Antonio, con 50 años de experiencia en la mar, nos cuenta como ha sido su vida dedicada al sector pesquero y como ha cambiado desde que se jubiló.

 

¿Cuántos años llevas en la pesca?

Ya estoy jubilado, pero he dedicado a la mar 50 años.

 

¿Cuál fue el motivo por el que decidiste empezar en el sector?

Porque mi padre y mis abuelos eran pescadores.

Empecé yendo a la mar un año, decidí volver el siguiente y el siguiente. Hasta que al final me quedé 50 años en el sector. Me enganchó.

 

Cuando empezaste en el sector, ¿Salías a la mar con tu familia?

Sí, al principio fui con mi padre un par de añitos. Luego con mis tíos y cuando tenía 22 años me compré un barquito y ahí empecé a salir sin ningún familiar hasta que empezaron mis hijos en el sector.

 

¿Cuántos barcos has tenido? ¿Recuerdas sus nombres?

He tenido dos barcos. Uno de ellos se llamaba “Hernández Carrillo” y el que tengo en la actualidad se llama “Moreno Torres”.

 

Antes has comentado que tus hijos se dedican al sector, ¿Qué opinas?

La verdad es que no era lo que más ilusión me hacía, pero es una decisión que tenían que tomar ellos. Al final es lo que han conocido desde que nacieron.

 

¿Consideras que es duro trabajar en la mar?

Yo creo que hay muchos sectores que son duros, cada uno a su manera.

¿El pescador? Pues sí que a veces sufre, ya sea por el tiempo, por que no se pesca… pero es el estilo de vida que escogemos.

 

¿Qué es lo que más te gusta de la mar?

El cariño que le coges a la gente con la que estás trabajando, el aire puro, la satisfacción de pescar… Son muchas cosas.

 

¿Recuerdas el pescado más grande que has capturado?

Si, lo pesqué cerca de Carboneras hace 10 años. Era un atún de más 580 kilogramos, me hicieron hasta una entrevista en la radio. Son cosas que uno no olvida.

 

Cuando dejaste de salir a la mar, ¿Lo echaste de menos?

Nunca lo dejas del todo. Yo ayudo a mis hijos con los aparejos de los barcos, el año pasado estuve embarcado… siempre sigues teniendo relación con el sector.

Yo si no voy al puerto, no vivo. Todos los días me acerco, es una rutina.

 

¿Cómo piensas que ha cambiado la pesca en los 50 años que te has dedicado al sector?

Para mí lo que más ha cambiado ha sido la incorporación de tecnología en los barcos. Antes era todo artesanal.

 

¿Y las comodidades de los barcos? ¿Han cambiado?

Si claro. Yo me acuerdo cuando era marinero que era muy duro la vida en el barco, no teníamos nada. Ahora, el barco que yo tengo cuenta con todas las comodidades posibles.

 

¿Por qué crees que la gente joven no tiene ganas de echarse al mar?

Porque en la actualidad es un sector que está muy controlado, ya no solo por la existencia de cuotas si no también el control que existe en los días permitidos de pesca.

Antes salías al mar los 12 meses, y ahora sales 6 y el resto de los meses no trabajas ni cobras. Eso es muy complicado.

 

¿Tienes algún recuerdo gravado de alguna experiencia que hayas tenido en la mar?

Si, recuerdo una vez que se nos paró una vía de agua y lo pasamos realmente mal.

 

¿Qué es lo que más valoras de las personas que trabajan en el barco?

Que sean humildes, trabajadores, honrados, honestos… Es lo principal.

 

¿Utilizáis refranes en la pesca?

Ninguno en especial, aunque yo siempre digo “Al mal tiempo, buena cara”.

 

¿Te gustaría hacer algo que no hayas hecho?

Bueno pues como a todo el mundo, a mí me hubiera gustado ser futbolista y jugar en el Bernabéu, jajaja…

 

¿Cuáles consideras que son las cosas que hacen que tu día sea mejor?

Sin duda alguna pasar tiempo con mis nietos. Me hace realmente feliz.

 

Muchas gracias por dedicarnos este ratito.

DOLORES

HERNÁNDEZ

“En la vida estamos de paso, hay que disfrutar y saber valorar lo que tenemos a nuestro alrededor”

Dolores, ha sido la entrevistada de hoy. Una mujer con mucha fuerza y muchas ganas de disfrutar. Ha dedicado al sector gran parte de su vida, y nos lo cuenta a continuación.

 

¿Cuántos años llevas vinculada a la pesca?

Pues muchos años… Empecé en el mundo de la pesca por mi marido, ya que mi familia no se había dedicado antes al sector pesquero. Aunque al ser de Carboneras siempre conoces un poco de todo eso.

 

¿Cuántos barcos tuvisteis?

Hemos tenido dos barcos. Al principio teníamos uno con los hermanos de mi marido, pero se separaron y nosotros decidimos comprar un barquito más grande.

 

¿Alguna vez te has embarcado?

No, yo nunca me he llegado a embarcar.

 

Nos cuentas un poco las mareas que hacía tu marido

Mi marido salía a la mar por turnos de un mes, dos meses o incluso un poco más de tiempo. Mareas muy largas la verdad…

Al final nosotros teníamos cuatro hijos y yo me encargaba de ellos sola, además de los papeleos y las tareas que tenía que realizar en tierra para que todo en el barco fuera correcto. Es muy duro.

 

¿Cómo os comunicabais durante esos meses?

Te comunicabas por radio, por satélite o si iban a tierra a descargar. Y para tener noticias tenías que esperar un tiempo…

Era muy difícil, por ejemplo, cuando yo tuve a uno de mis hijos, mi marido se enteró un mes después a través de la radio.

 

¿Cuál crees que es el papel de la mujer en la pesca?

Yo creo que el mismo que el hombre. Hoy en día, la mujer puede salir a la mar, llevar un barco y realizar las tareas de tierra. Las mujeres están dispuestas a esto.

El sector está pasando por una situación mala, si no fuera por eso la mujer se tiraría al mar de la misma manera que lo hace el hombre.

 

¿Crees que el papel de la mujer en la pesca está infravalorado?

No lo sé, es verdad que nosotras somos las encargadas de realizar el trabajo en tierra, pero desde mi punto de vista no es como el trabajo que hacen los hombres en la mar.

 

¿Cómo ves el futuro de la pesca?

Mal, muy mal…. Yo creo que la pesca se perderá. Hay muchos gastos que tienes que soportar y nunca sabes cuanto vas a ganar o incluso, si vas a ganar.

 En tierra tienes un salario fijo y eso te da tranquilidad, en la mar eso no existe. La verdad es que yo no le veo mucho futuro al sector.

 

Antes has dicho que tenías cuatro hijos, ¿Se dedican a la pesca?

Pues mira te voy a contar. La verdad es que yo no les he apoyado mucho con salir a la mar, pero bueno… Al final es lo que han visto desde que eran pequeños.

Mi hijo mayor y mi hija han decido dedicarse a otros sectores. Y mis otros dos hijos, han acabado dedicándose a la mar.

 

Háblanos sobre ti, ¿podrías decirme algún rasgo característico que te defina?

Pues que me gusta mucho ayudar a las personas, porque creo que para tener suerte y ser buena persona, ayudar es imprescindible. Si alguien necesita ayuda, aquí me tiene.

 

¿Qué haces en tu tiempo libre?

No tengo mucho tiempo libre porque tengo cuatro hijos, los cuales trabajan, así que yo cuido a mis nietos. Entonces siempre estoy con ellos de un lado para otro.

Pero bueno cuando tengo libre, me gusta coser y hacer bolillo. Eso es lo mío.

 

Por último, ¿Crees que hay algo que todo el mundo debería hacer una vez en la vida?

Si, yo creo que la gente debería viajar, por que al final eso es lo que te llevas. En la vida estamos de paso, hay que disfrutar y saber valorar lo que tenemos a nuestro alrededor.

 

Muchas gracias Dolores.

LOLI

GARCÍA

“Supongo que ir al mar y disfrutar de la tranquilidad que transmite, es algo de lo que todos deberíamos disfrutar alguna vez”

Loli forma parte de nuestra “familia Carbopesca” desde hace muchos años. Hoy, nos sentamos con ella para que nos cuente su paso por el sector pesquero y cuál ha sido su trayectoria.

 

¿Cuánto tiempo llevas vinculada a la pesca?

Llevo vinculada a la pesca alrededor de 30 años. Empecé por mi marido, antes de conocerlo no tenía relación con el sector.

 

¿Cuántos barcos habéis tenido? ¿Recuerdas los nombres?

Si no me equivoco hemos tenido cuatro barcos. Los nombres de los barcos, a excepción de si lo construyes, ya vienen establecidos. Recuerdo que uno de los que habíamos comprado se llamaba la Flor del Mar, así que el barco que construimos nosotros decidimos llamarle Flor Mar.

Uno de los que compramos con posterioridad, que no recuerdo su nombre, decidimos cambiarle el nombre y ponerle el nombre de mi suegro que había fallecido hacía poquito.

 

Y, ¿Te has embarcado alguna vez?

Embarcarme como tal, nunca.

 

¿Cuál crees que el papel de la mujer en la pesca?

A ver yo te puedo hablar de mí, de nuestra zona y el tipo de arte nuestro.

Básicamente, nosotras damos apoyo a la gente que está en la mar, es decir, nuestros maridos y nuestros familiares.

Ellos están pescando y mientras tu trabajas haciendo gestiones en Carbopesca, te encargas de la seguridad social y del resto de gestiones que se requieren para que el barco tenga los permisos necesarios para salir al mar.

En la actualidad es todo mucho más sencillo gracias a la tecnología, pero antes teníamos que movernos a todos lados a realizar una serie de gestiones que tenemos que hacer antes de que salga el barco, o mientras el barco está en la mar. Además de la venta del pescado en lonja, e incluso hay alguna mujer que se encarga de coger la furgoneta y distribuir el pescado.

 

¿Piensas que el papel de la mujer en la pesca está infravalorado?

Nosotras no figuramos como trabajadoras, ni se nos reconoce en ningún sitio, no tenemos la opción de darnos de alta en la seguridad social por esta labor.

No tenemos un epígrafe que se adapte a nosotras. En la actualidad estamos desarrollando un papel que tendría que estar reconocido de alguna manera, no tenemos ningún tipo de reconocimiento y ni opción a tenerlo. Y esto debería de estar de alguna manera valorado.

Por que esto es un trabajo, tiene sus horas, sus días, dependemos de plazos. No podemos decir mañana lo haré.

 

¿Cómo ves el futuro de la pesca?

Tal y como esta, entre la preparación de la titulación que te piden para salir a faenar, las cuotas, las zonas de pesca, los horarios… la verdad es que realmente no le doy un futuro a largo plazo. Acabará casi desapareciendo…

Llega un punto que a los barcos pequeños no les sale rentable salir al mar, los jóvenes, por lo menos en Carboneras, son muchos menos los que quieren salir por los cursillos y la preparación que se necesita. Todo esto hace que no compense lo que se está ganado al final.

 

¿Te gustaría que tus hijos se dedicaran a la pesca?

Bueno… Mi hija digamos que era un poco aficionada, pero ha elegido otro camino. Y a mi hijo, la verdad es que nunca le ha gustado. Mi hijo se sacó las titulaciones, en caso de que alguna vez haga falta, pero dudo mucho que acabe en el sector.

Realmente no me hubiera gustado que se dedicaran a esto, creo que es muy duro tanto para la persona que trabaja en la mar, como para su pareja y su familia.

Cuando mis hijos eran pequeños casi no estaban con su padre. Mi marido se iba a Italia en mayo y no volvía hasta finales de julio o agosto, es mucho tiempo y lo niños no estaban nada con él.

Yo entiendo que a la gente le cueste mucho todo esto, es muy duro y complicado.

 

Nos comentabas que tu marido se iba los de meses de verano fuera, ¿Era su faena más larga?

Si, solía irse un par de meses. Es mucho tiempo.

 

¿Y cómo era la comunicación?

Bueno, ahora la comunicación dentro de lo que cabe es estupenda, menos en lo momentos que están en altamar, el resto del tiempo puedes comunicarte con ellos.

Antiguamente esto no era así. Yo recuerdo que llamabas y nos comunicábamos a través de radio, eso era una autentica odisea.

Y te enterabas de cómo estaban por referencias de gente que había hablado con ese barco, y se formaba como una cadena, pero afortunadamente esto ha mejorado con el tiempo.

 

Para conocerte un poco más, ¿podrías definir un rasgo característico de tu personalidad?

Quizás no paro a analizarme mucho, pero creo que algo bueno que tengo es que me gusta escuchar a las personas, se puede aprender mucho.

 

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Bueno, yo trabajo fuera del sector pesquero de mayo a julio, por lo que en los meses que tengo menos carga de trabajo, me gusta aprovechar mi tiempo leyendo, paseando a mi perrito, pintando, con diferentes manualidades… Todo un poco, siempre estoy haciendo algo. Ahora se ha jubilado mi marido, así que intentamos viajar y disfrutar del tiempo juntos.

 

Por último, ¿Crees que hay algo que todo el mundo debería hacer alguna vez en su vida?

Creo que hay muchas cosas que deberíamos hacer alguna vez en nuestra vida.

Supongo que ir al mar y disfrutar de la tranquilidad que transmite, es algo de lo que todos deberíamos disfrutar alguna vez.

 

Muchas gracias, Loli.

VICTORIANO

CAPARROS

“Me considero muy divertido y noble”

Hoy, nos reunimos con Victoriano, que ha trabajado en el sector pesquero casi 50 años. Este patrón, nos ha contado su gran experiencia en el mundo de la pesca y la evolución del sector a lo largo de todos los años.

 

¿Cuántos años llevas dedicándote a la pesca?

Desde los 14 años hasta los 62 años. Llevo ya 3 años jubilado, así que casi 50 años he estado relacionado con en el mundo pesquero.

 

Y, ¿cuál fue el motivo que te hizo dedicar tu vida a este sector?

Era el trabajo que había y mi familia se dedicaba a esto.

 

Entonces, ¿empezaste embarcándote con tu familia?

No, empecé en otro barco. Mi padre se estaba jubilando y mis hermanos estaban embarcados, pero todos en barcos diferentes.

 

¿Cuándo empezaste pasabas mucho tiempo fuera de casa?

Las mareas que hacíamos eran largas, de 30, 40 ó 50 días. Pues lo que tocaba.

 

Para ti, ¿Es duro el trabajo en el mar?

¿Duro?, antes sí, ahora ya no tanto. Lo más duro es estar fuera de la casa, y eso es lo mismo antes que ahora. Pero también están las comodidades del barco y ahora en los barcos se está a gusto, llevan todas las comodidades posibles.

 

Después de 57 años dedicándote a la mar, supongo que has tenido muchos barcos ¿no?

Si, cuatro barcos.

Recuerdo que el primero que tuve se llamaba “Hay Kafé”, lo habíamos comprado en Bilbao.  Después compré un barco con mis dos hermanos, hasta que decidimos venderlo. Tras la venta, uno de ellos se compró uno para él, y mi otro hermano y yo nos compramos uno para los dos. Cuando las cosas iban bien, yo me compre un barquito más pequeño, pero se me quemó al poco tiempo….

 

¿Qué es lo que mas te ha gustado de dedicar tu vida a la mar?

Pues todo, al final es tu vida. Me gusta la pesca y estar en tierra con los compañeros, aunque siempre estamos discutiendo, son como una familia.

 

¿Recuerdas el pescado más grande que capturaste?

Puf, hemos capturado pescados muy grandes. Igual un Atún que pesaba más de 500 kilogramos, y también aguja de más de 300 kilogramos.

Recuerdo una vez, que capturamos 9 pescados que pesaban juntos más de 4.000 Kg, imagínate.

 

¿Cómo crees que ha cambiado la pesca desde que empezaste a embarcar?

La pesca ha cambiado en todo. En primer lugar, los papeleos que tienes que hacer, incluso tienes que estudiar, y es complicado poder echarse a la mar, antes era todo más sencillo.

También la cantidad de inspecciones, la tecnología, el seguimiento de capturas… Antes salías a la mar y pescabas lo que tocaba, y hoy en día está limitado y controlado.

¿Qué esto es mejor? Pues no te digo que no, pero es muy complicado.

 

Y, ¿consideras que la gente joven no tiene ganas de echarse al mar?

Sí, ya no se ve tanta gente joven como antes… Cuando yo empecé a trabajar en el mar conseguías dinero para vivir bien, a mi familia nunca le ha faltado de nada, cuando nos apetecía íbamos a comer fuera, nos dábamos algún capricho… vivíamos muy bien. Hoy en día, se gana lo justo, por eso resulta menos atractivo para la gente joven.

 

Cuéntanos un poco de cuando dejaste de ir al mar, ¿te costó dejarlo?

La verdad es que no. A ver, a veces se añora, pero ahora estoy muy bien en tierra. Soy una persona muy casera, así que estoy muy contento de pasar tiempo en mi casa.

 

Pero ¿continúas acercándote al puerto?

De paso, tengo mi barquillo para la pesca recreativa, pero no lo de antes.

 

Háblanos un poco de ti, ¿Cuál es el rasgo más característico de tu personalidad?

Pues que soy divertido y muy noble.

 

¿Qué es lo que más valoras de las personas?

Que sepan ser amigos de sus amigos, sin duda.

 

¿Cuáles son los detalles que hacen que tu día sea mucho mejor?

Estar con mis amigos y con mi familia (con mis hijos, con mis nietos…).

 

Hemos acabado Victoriano, muchas gracias por compartir este ratito con nosotros.

JUAN

BELMONTE

“Estamos aquí de paso, todos deberíamos hacer lo que nos vaya a hacer realmente felices”

Continuando con nuestras ganas de conocer a la gente de la mar, nos reunimos esta vez con Juan Belmonte, que nos cuenta su gran pasión por la pesca y nos abre su corazón para que podamos conocerlo un poco más.

 

¿Cuánto tiempo llevas en la pesca?

Llevo en la pesca desde el año 1984, unos 35 años más o menos.

Hoy en día ya no me embarco, debido a que tuve un accidente hace 4 años. Aunque continúo teniendo mi barco, las labores que realizo son en tierra, es decir, me encargo de las descargas, de los aprovisionamientos de carnada, de la comida… así cuando los marineros llegan a tierra tienen todo preparado.

El barco del que soy patrón está fuera unos 5 ó 6 días, pero no mucho más que eso. Se hacen mareas de dos meses, pero como pescamos fresco hay que volver para descargar, así que como mucho están fuera unos días.

 

¿Cómo empezaste a salir al mar?

Porque mi familia es de la mar, mis padres, mis abuelos, mis tíos…

 

¿Cuántos barcos has tenido?

Pues…  Segundo Isla San Andrés, Belmonte Ruiz (que son los apellidos de mi padre), Gran Familia, son los nombres de tres barcos que teníamos entre mi padre, mi hermano y yo.

Después vendimos uno y los otros dos se desguazaron en 2007 y fue también cuando mi padre se jubiló. Finalmente, mi hermano y yo, compramos nuestros propios barcos.

Poco después, yo desguacé uno, porque era muy grande y me hice un barco más `chico´. Esto me permitía estar mas tiempo en casa, aunque al complicarse las cosas en el sector, mi barco ha tenido que empezar a pescar fuera.

 

¿Cómo escoges los nombres de tus barcos?

En carboneras tenemos la costumbre de poner los apellidos de la familia o nombres de la pareja. El barco que tengo actualmente lleva los apellidos de mis hijos.

 

¿Es muy duro trabajar en el mar?

Pues no he conocido otro trabajo. Es cierto que es un trabajo un poco duro, pero sobre todo porque estas fuera de casa y por la poca estabilidad que llevas, eso es lo más complicado.

Te pierdes muchas cosas que pasan a tu alrededor, yo me doy cuenta ahora cuando estoy en casa.

 

¿Y las cosas que más te gustan de trabajar en el mar?

Del mar me gusta todo, es lo que conocí desde pequeño y siempre me ha gustado. No lo echas de menos hasta que estas mucho tiempo sin pescar.

Al final es tu rutina, pasas dos meses fuera de casa, y los días antes de irte, te pones de mal humor, pero se echa hasta de menos esa sensación…

También cuando coges mucho pescado, eso sí que te gusta. Cuando empiezas y eres joven te gusta porque ganas dinero, y cuando eres patrón te gusta y te da la tranquilidad de poder pagar a las personas que llevas a bordo. A medida que te haces mayor y más maduro, tus prioridades van cambiando.

Yo empecé de patrón muy joven, entonces no me quedó otra que madurar muy rápido, llevaba 10 hombres que tienen su familia en tierra, y lo único que piensas es en ganar dinero para poder pagarles, y es un peso que siempre llevas encima.

 

Cuéntanos alguna anécdota divertida que te haya pasado estando en la mar

Son muchas, pasas mucho tiempo en el mar.

Aunque trabajando no tienes mucho tiempo de bromas, y menos en la mar porque se puede causar un accidente. Al final pasamos mucho tiempo en el barco, convivimos ahí y nos pasan miles de cosas.

Se hace una pequeña familia. Hace muy poco se jubiló un marinero con el que yo llevaba 20 años embarcando, y me emocioné, son muchos años y haces grandes amistades.

 

¿Te acuerdas cual fue el pescado más grande que capturaste?

Sí, claro que me acuerdo. De Aguja capturamos uno que pensaba 340 kilos y de Atún rojo 600 kilos. Son cosas que no se te olvidan.

 

¿Alguna vez en la vida te has llegado a plantear dejar la pesca, vender el barco y abandonar esto?

Nunca. Por ahora no me lo he plantado, y mira que se ha puesto mal el sector. Desde 2001 ha sido un ejercicio de resistencia. Debes tener cuidado con las inversiones que realizas, y con el dinero que gastas o malgastas.

En este sector la suerte te puede llegar a afectar bastante, nosotros hablamos de “rachas”, y van variando. Trabajas en plena naturaleza, y esto hace que dependas del factor suerte: el momento, el sitio indicado….

Por ejemplo, yo tengo unas libretas, heredadas de mi padre, que él fue escribiendo desde los años 60, sobre cosas como: donde pescaba, cuando la luna estaba en cuarto creciente en esa zona y un montón de cosas, las cuales he continuado escribiendo yo mismo, en mi propia libreta.

Cuando yo salía, estudiaba las zonas, las épocas, las temperaturas y muchos más factores, que mi padre había escrito en la libreta. Siempre me he guiado por eso.

 

Háblanos un poco de la vida en el barco, ¿cómo han evolucionado las comodidades?

Los barcos han cambiado mucho, entre los 80 y los 90. Se realizaron muchas inversiones, sobre todo en la seguridad y en la comodidad.

Cuando empecé a embarcarme no había ni duchas en los barcos, y ahora te metes en uno y encuentras una cocina donde hay de todo, camarotes para dos personas, televisiones, duchas, internet… No tiene nada que ver.

 

¿Crees que las nuevas tecnologías se están incorporando al sector de la pesca?

Mucho, mucho… Nosotros llevamos en los móviles los partes meteorológicos, a bordo del barco hay programas a tiempo real que te dicen lo que van haciendo las borrascas, los barcos cuenta con GPS que tú mismo desde tierra puedes ver… Sin duda, todo esto ayuda mucho.

 

¿Te gustaría que tus hijos se dedicaran a la pesca o preferirías una profesión más cómoda?

Es una buena pregunta, sabes… Por un lado, si, y por otro no.

El pequeño es deportista, y está estudiando, pero él dice que quiere embarcarse los veranos para poder comprarse una moto. Así son las cosas. Mi hijo mayor ni de broma, no le gusta.

La verdad es que no se si querría porque uno se pierde la juventud. A veces no te das cuenta de lo que echas de menos tu casa, la complicidad con tu familia… no sé, te pierdes muchas cosas y no me gustaría que eso le pasara a mis hijos.

 

Antes de terminar, cuéntanos un poco sobre ti. ¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Tienes algún tipo de hobby?

¿A parte de ver la tele?…

Pues me gusta ir a caminar, hacer un poco de deporte y leer. Cuando embarcábamos leía mucho, para pasar el tiempo… Pero desde que estoy en el pueblo, leo mucho menos.

 

¿Cuáles son las cosas que hacen que tu día sea mejor?

Pues yo creo que lo ordenado que soy, mi actitud, y la disposición que tengo para hacer todo tipo de cosas, lo que considero una gran virtud, y me tiene muy entretenido.

 

¿Hay algo que creas que todo el mundo debería hacer al menos alguna vez en su vida?

Muchas cosas…, pero sobre todo ser feliz y disfrutar de la vida. Estamos aquí de paso, todos deberíamos hacer lo que nos vaya a hacer realmente felices.

 

¿Cuál es tu mayor manía?

Muchas, pero destacaría el orden, no me gusta nada ver las cosas desordenadas.

 

¿De qué miembro de tu familia has aprendido más?

De todos y de cada uno de ellos he aprendido algo. Cuando yo empecé a embarcarme, yo era el más joven y todos mis compañeros eran parte de mi familia, todos me enseñaban y ayudaban. Pero sin duda, uno de los valores que más me han inculcado, ha sido la lealtad.

 

Si pudieras quedarte toda la vida con la misma edad, ¿Cuál sería?

Pues no lo sé, cada etapa de mi vida ha sido y es diferente. Me quedo con todas, cada una de ellas tiene algo especial y lo disfrutas como puedes.

 

Muchas gracias Juan, es un gusto conocer a personas como tú.

NICOLÁS

LÓPEZ

“Pues si te soy sincero, llevo toda mi vida dedicándola a la mar, y me ha gustado mucho. No la cambiaría”

En esta ocasión hablamos con Nicolás López, y como siempre pasa, hemos aprendido algunas cosas, y hemos conocido un poco más a Nicolás.

¿Cuánto tiempo te has dedicado a la pesca? ¿Por qué empezaste a salir al mar?

Llevo toda mi vida. Empecé en este sector porque toda mi familia se dedicaba a la pesca, así que cuando yo era un chiquillo iba haciendo las cosillas que me dejaban, me acuerdo como si fuera hoy.

Hace tres años me tuve que jubilar, no sé muy bien qué edad tenía cuando empecé, pero me he dedicado a este sector más de 40 años.

 

¿Cuántos barcos has tenido? ¿Cómo se llamaban?                                            

¿Barcos? Un montón, más de 40 y de los nombres casi ni me acuerdo, imagínate…

Al principio teníamos barcos más pequeños, pero luego nos hemos ido a barcos más grandecillos.

 

¿Es muy duro trabajar en el mar?

Todos los trabajos son duros. El mar es duro, aunque ahora mucho menos. Lo peor es estar fuera de tu casa, antes pasábamos mucho tiempo sin volver y sin comunicarnos. Ahora, por ejemplo mi hijo está en el Atlántico, pero se va una semana y vuelve a puerto a vender, es decir, ya no está tanto tiempo fuera como lo estábamos antiguamente.

 

¿Te acuerdas cual fue el pescado más grande que capturaste? ¿Cuánto pesaba? ¿Dónde ha sido?

Hay cosas que son imposibles de olvidar. Hace más o menos 20 años, pescamos un atún de 600 kilogramos, no había visto nada igual. Pero de aquellas el atún no estaba tan de moda y no se vendió por mucho dinero…

¡Ah, bueno! También pescamos un tiburón que pesaba 1200 kilogramos y medía 12 metros, no recuerdo la especie exacta, pero había sido increíble.

 

¿Cómo ha cambiado la pesca desde que empezaste hasta ahora?

Para mí, lo que más ha cambiado son las comodidades de los barcos. Han cambiado mucho, no son como eran antes… Ahora lo tienes todo, son como una casa, tienes literas, la comunicación con tu familia es mucho más fácil… Además, las tecnologías están ayudando mucho, como en todos los sectores me imagino.

 

¿Por qué crees que ahora la gente joven no tiene ganas de echarse al mar?

Por qué ahora los hijos de los marineros no continúan la tradición familiar. Terminan los años de instituto y continúan sus estudios. Es verdad, que luego estudian carreras relacionadas con el mar, pero no salen a pescar.

Además, hace como 7 u 8 años, hubo muchos problemas con los papeles que se necesitan para embarcar, y poco a poco los jóvenes fueron abandonando la pesca y yéndose a la obra o a otros sectores, y cuando quisieron volver era muy complicado.

 

Al principio de la entrevista has dicho que te habías jubilado hace 3 años. ¿Te costó dejar lo que había sido tu vida durante tantos años?

Bueno nunca es fácil dejar de hacer algo que te gusta, lo he tenido que dejar un poco por “obligación” y se hace duro. Aunque nunca se deja del todo… Yo sigo yendo al puerto casi todos los días y me encargo de las redes de los barcos.

También encuentras otros hobbies, ahora yo me entretengo en el campo, tengo mis olivos y ahí estoy muy entretenido.

 

Si pudieras aprender a hacer algo nuevo, ¿qué elegirías?

Pues si te soy sincero, llevo toda mi vida dedicándola a la mar, y me ha gustado mucho. No lo cambiaria.

 

¿Cuál crees que es el rasgo más característico de tu personalidad?

Yo creo que, que soy un buen trabajador, siempre he estado ahí trabajando y luchando con mis compañeros.

 

Muchas gracias Nicolás, por dejarnos conocerte un poquito.

FINA

BELMONTE

“A los barcos le coges mucho cariño, por ejemplo, nuestro barco Pedro Diaz (que vendimos) está por ahí también, y cuando de repente lo ves, sientes algo, como una ilusión.”

Esta vez nos sentamos a conversar con Fina Belmonte, una charla entrañable, que nos lleva a conocer un poco más el modo de vida de la gente de la mar

 

¿Cuánto tiempo llevas vinculada a la mar? ¿Por qué empezaste?

Hace 34 ó 35 años, ya no sé. ¿EL motivo? Pues el amor… Mi marido es de familia de pescadores de toda la vida. Nos conocimos en una discoteca cuando éramos jóvenes y yo vivía en Barcelona en ese momento, aunque mi familia es de Carboneras, y empecé a ir y venir, ir y venir, y tanto venía que al final un día me quedé.

 

¿Habéis tenido barcos? ¿Como se han llamado?

Sí, 5 barcos si no me equivoco; Almita del mar, Pedro Díaz (es el nombre de mi suegro), Santi e Isabel, Virgen del Carmen, Tío Michel (Su tío se llamaba Michel).

Nosotros solo hemos puesto los nombres de Pedro Díaz y Tío Michel. El resto de los barcos tenían ese nombre cuando los compramos y cambiarlo es muy complicado.

A fin de cuentas te da igual como se llame. A los barcos le coges cariño, por ejemplo, nuestro barco Pedro Diaz (que vendimos) está por ahí también, y cuando de repente lo ves, sientes algo, como una ilusión. Los barcos son una parte tuya, porque vives de eso y dependes de ellos. Por eso, los mimas y les das cositas.

 

Después de tantos años dedicados a este sector y tu gran experiencia, ¿Has llegado a embarcarte alguna vez?

Si, pero nada serio. He ido un par de veces con mi suegro, y bueno, si te digo la verdad yo personalmente lo pasé mal. Y eso que cuando fui me tocó buen tiempo, pero no me gustó mucho. Aunque bueno, ahora ya es otra cosa, los barcos son mucho más grandes, más cómodos, pero yo no me he vuelto a animar, la verdad.

 

¿Como ves el trabajo en el mar, concretamente el de tu marido? ¿De cuánto tiempo son las mareas?

Pues ahora hace mareas de unas 20/30 horas, pero antes igual hacia mareas de 60 días…, y eso parecía que nunca acababa, aunque no lo ha hecho durante mucho tiempo, porque a él siempre le ha gustado poder volver a casa. A día de hoy es todo mucho mejor, pesca cerca y poco tiempo (30 horas), y así ya viene para casa.

Con tu marido en el mar lo pasas un poco mal… También es verdad que ahora es mucho más fácil la comunicación, eso hace que pueda estar más tranquila. Cuando están en altamar, te llaman cada dos o tres días por satélite para comunicarte que está todo bien, o cuando van a puerto a descargar. Antes la comunicación era mucho más complicada.

Pero, por ejemplo, yo tengo tres hijos varones y ninguno de ellos se ha decidido a dedicarse a este sector (lo han probado antes de comenzar sus estudios, pero no han querido continuar) y la verdad, que yo me alegro enormemente. Porque ya lo pasas mal con tu marido fuera de casa, imagínate si se fueran los 4 juntos…

 

¿Cuál es el papel de la mujer en el sector? ¿Qué labores realizas?

Es complicado, por qué nosotras hacemos de todo. En primer lugar, tienes que estar pendiente de tu marido, es decir, en el mar no todos los días son buenos y son muchos factores de los que depende la pesca, por eso cuando no va bien, eres tú la que tienes que animarle y tirar para adelante un poco con todo. Además, nosotras somos las que nos encargamos de llevar la casa, los papeles para que esté todo en regla, vender el pescado… Son muchas cosas.

También es verdad, que eso no quita que no tengamos tiempo libre como todos, yo por ejemplo me organizo para poder realizar las tareas, pero también dedicar un poco de tiempo a caminar, ir al gimnasio, ir a la playa… Si te organizas, tienes tiempo para todo.

 

¿Cómo ves el futuro de la pesca?

Pues la verdad que regular… Cada vez hay menos barcos, se puede pescar mucho menos y claro, los jóvenes no quieren coger el relevo.

Nosotros creemos que la mar se encarga de ponernos los topes, ella sabe perfectamente lo que tiene que hacer.

Es más, nosotros llevamos viviendo toda la vida de la pesca. Antes se vivía muy bien y ahora más apurado. Por ejemplo, los precios cada vez son más bajos. Todo sube, el pan… y aunque es verdad que el pescado en las tiendas también sube, pero a ti te lo pagan más bajo. Entonces te paras a pensar y te preguntas, si somos nosotros los que nos dejamos el pellejo para pescar el pescado, ¿cómo es que nos lo pagan a 6 euros y lo venden luego a más de 20 euros?. Es difícil de entender.

Los primeros interesados en hacer las cosas bien somos nosotros, para que haya pesca para mañana. Si no cuidamos lo que tenemos ahora, no vamos a poder pescar en el futuro, o sea que nosotros somos los primeros que cuando vemos las cosas mal en el mar, decidimos no ir. Entonces no sé, desde mi punto de vista se han complicado mucho las cosas en este sector

 

Cuéntanos un poco sobre ti, ¿Cómo te definirías?

Soy una persona bastante optimista, siempre le suelo ver la parte positiva a las cosas. Mañana será otro día, y vendrá mejor.

Además, soy muy sincera y no me gustan las mentiras. No sé, creo que soy una persona muy sencilla.

 

Por último, ¿Hay algo que creas que todo el mundo debería hacer al menos alguna vez en su vida?

Pues yo creo que todo el mundo debería embarcase, y ver lo que es. Tanto si hace bueno como si hace malo, es algo que todos deberíamos probar.

Antes de acabar me gustaría agradecer públicamente la labor de todas las personas que forman parte de Carbopesca.

En Carbopesca somos como una gran familia. Llegas y te sientes arropado. Ellos te solucionan muchos problemas. Es como mi casa. Son muchos años….

Muchas gracias Fina, por compartir con nosotros tu historia. Ha sido un placer.

CRISTINA

RODRÍGUEZ

“A día de hoy, sigo encargándome de las tareas en tierra, tener al día todos los papeles, las licencias, rellenar y vigilar que los botiquines del barco estén correctamente, realizar las ventas, separar las especies capturadas, escoger el pescado… es decir, menos subirme al barco me encargo del resto. Bueno, sumando también las labores de casa y cuidar a mis cuatro niños.

Es decir, un no parar…”

Las ganas de mostraros el mundo de la pesca y a sus gentes, nos han llevado a entrevistar a Cristina, presidenta de la Asociación de Mujeres de Carboneras. Ella misma se define como una mujer con mucho temperamento y muy echada para adelante, y esta entrevista da fe de ello. Cristina nos ha contado su historia, una historia de esfuerzo que nos llega dentro, como todas historias del mar.

 

Cristina lleva 14 años vinculada a la pesca, y hoy comparte con nosotros su historia.

 

¿Cómo has empezado en el mundo de la pesca? ¿Por qué decidiste dedicarte a este sector?

Bueno la verdad es que es un poco curioso. Yo nací en Carboneras, que es un municipio conocido especialmente por el sector pesquero, pero hasta hace 14 años, nunca había tenido relación con la pesca, ya que mi familia se dedicaba al cultivo de tierras, por lo que no había tenido mucha relación con este sector. Cuando conocí a mi marido, pescador, fue cuando comencé a introducirme poco a poco en el mundo de la pesca.

 

¿Cual ha sido tu papel en el sector de la pesca? ¿Cuál es tu papel en la actualidad?

Cuando empecé estuve un tiempo embarcada, pero llegó un momento en que los niños eran ‘chicos’, mi madre trabajaba… y se complicó todo, así que llegó un momento en el que tuve que dejarlo.

Entonces, mi marido y yo decidimos comprar un barco pequeño. Yo comencé a realizar las labores en tierra y él salía a pescar. Tener este barco nos dejaba más tiempo para estar en casa y cuidar a los niños.

A día de hoy, sigo encargándome de las tareas en tierra, tener al día todos los papeles, las licencias, rellenar y vigilar que los botiquines del barco estén correctamente, realizar las ventas, separar las especies capturadas, escoger el pescado… es decir, menos subirme al barco me encargo del resto. Bueno, sumando también las labores de casa y cuidar a mis cuatro niños. Es decir, un no parar.

 

Has dicho que habéis comprado un barco, ¿Habéis tenido más?

Sí, claro. Antes de comprar el barco que mencioné anteriormente, teníamos un barco de palangre de superficie. Estaba bien, y estábamos contentos, pero cuando tienes hijos tus prioridades cambian, y como he dicho nosotros preferíamos estar más tiempo con ellos.  Por eso, decidimos comprar un barco de artes menores.

Poco después compramos otro barco de artes menores, el cual compartíamos con mi cuñado. Seguíamos con mucha carga de trabajo, aunque con estos barcos no estás mucho tiempo fuera, dan mucho trabajo en tierra. Así que, hace poquito decidimos vender uno de los barcos y comprar un barco de arrastre. El principal motivo, como he dicho, ha sido poder estar más tiempo en casa y más calidad de vida.

 

Vemos que estás muy metida en el sector de la pesca, ¿Cuál crees que es, en tu opinión, el papel de la mujer en la pesca? ¿Cuáles son sus labores?

Es un tema muy complicado, estamos hablando de un sector donde el 99% de las personas que trabajan son hombres. Es cierto, que poco a poco se está abriendo a las mujeres y contamos con muchas asociaciones que dan mucha fuerza, pero queda mucho trabajo por delante.

Aunque nosotras no nos embarquemos, no quiere decir que no trabajemos. Es muy duro el trabajo que se realiza en tierra, requiere mucho tiempo y disponibilidad. Por ejemplo, yo tengo que estar siempre pendiente de cuando llega el barco, es algo que no sabes hasta el momento en el que recibes el aviso, y ahí tienes que dejar lo que estás haciendo para ir a la lonja a realizar tu trabajo.

 

¿Cómo ves el futuro de la pesca?

Si te soy sincera, hoy por hoy, no tiene muy buena pinta, cada vez existen más normas y regulaciones que nos perjudican, y ya no hablemos de los factores externos como el tiempo o la suerte. La verdad es que es un sector muy difícil, ya que hay demasiados factores que no dependen ni de tu trabajo, ni de tus ganas, ni de tu energía…  y esto hace que mucha gente ya no se plantee entrar en el sector. Esperemos que todo nuestro esfuerzo sirva para sacar adelante un sector tan importante como es este, ya que somos muchos los que luchamos para que nuestro trabajo sea valorado.

 

Como nos comentabas antes, tienes cuatro hijos. ¿Te gustaría que se dedicaran a la pesca?

Como acabo de decir, creo que es un sector muy importante, pero es mucho esfuerzo, y que las cosas se están poniendo difíciles, así que la verdad que no me gustaría mucho. Pero es lo que han vivido desde que nacieron, y ellos solo piensan en embarcarse, al final, la pesca es lo que tú como padre y como madre les has inculcado desde que han nacido. No queda otra…

 

Ahora hablemos de ti… Cuéntanos cuales crees que son tus virtudes y tus defectos.

Soy una mujer con mucho temperamento, y reconozco que a veces hay momentos en los que tengo que calmarme un poco, por que no en todas las situaciones es bueno. A veces tengo que relajarme, lo que para mí es complicado, por que soy muy nerviosa, me encanta moverme…

Pero poco a poco estoy consiguiéndolo. Recuerdo una de las últimas reuniones en las que estuve, que estaba tan calmada, que la gente que me conoce se quedó extrañada. Pero, es que a veces tienes que saber donde estas y la actitud que debes de tomar. Luego, cuando vuelvo a mi ambiente, ya sabes que estoy aquí.

También soy una mujer muy echada para adelante, que me parece algo bueno, pero por otro lado, también es verdad que no me gusta nada que me digan lo que tengo que hacer, lo cual a veces me trae algún enfado.

 

Gracias Cristina, por este rato.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para obtener información estadística. Al continuar navegando acepta esta Política de cookies.

ACEPTAR