Ampliación del puerto deportivo naufraga

No habrá puerto deportivo, de momento, en Carboneras, ni se sabe si se hará ni cuando. De momento no se podrá llevar a cabo, a pesar de que había inversores interesados en realizarlo. Es lo que se desprende de las últimas noticias de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA), que mediante una carta, remitida en junio de este año, comunicaba al Club Náutico Isla de San Andrés, interesado en hacer la nueva dársena náutico-recreativa, que «el reciente pronunciamiento de la Asociación Pesquera Carbopesca hace inviable que por el momento pueda llevarse a cabo tal iniciativa». La misiva, que el Club ha publicado en su Web y cuyo presidente, José Martínez, confirma a IDEAL que son las últimas noticias recibidas respecto al proyecto, se encabeza asegurando que «esta agencia ha mantenido en todo momento su apoyo a la idea de que el Puerto de Carboneras pudiera contar con una dársena náutico-recreativa. La transformación necesaria de la actual dársena debe realizarse en consonancia con el mantenimiento de los usos pesqueros actuales. En este sentido, la Agencia ha mantenido diversos contactos con el sector pesquero al objeto de encontrar una fórmula que hiciese compatible una adecuada ubicación para la flota náutico-recreativa con el mantenimiento de los usos pesqueros», pero no ha podido ser, según la APPA.

Una comunicación que ha sentado muy mal al Club, «tenemos el proyecto hecho, teníamos el dinero de cada socio en el banco listo para acometer las obras, estuvimos y seguimos estando interesados en que se haga, pero creemos que la Junta tiene algún problema para no hacerlo porque aquí nos conocemos todos y, en general, los pescadores no tienen problema en que se haga la dársena deportiva y puede hacerse compatibilizando las actividades. No entendemos porqué no se lleva adelante el proyecto».

No lo entienden, entre otras cosas, porque los pescadores no se oponen al mismo ni creen incompatibles ambas actividades. Es decir, se puede hacer compatible una actividad con la otra, y siendo así no habría ningún problema. Así lo manifiesta el gerente de la Asociación Carbopesca, Pedro Hernández, quién aseguró ayer a IDEAL que ellos mantienen la misma postura que al inicio y es que «mientras no se pierda ningún metro de amarre de los que tiene actualmente el sector pesquero no tenemos inconveniente alguno en que se haga la dársena deportiva». «De hecho, así lo hemos hecho saber a todas las administraciones», añade Hernández.

De hecho, en abril de 2012, los pescadores presentaban alegaciones al proyecto de la Junta asegurando que perdían 195 metros de atraque y que no habían sido consultados. Después de eso ha habido contactos y reuniones, como asegura Pedro Hernández, «y hemos mantenido la misma postura, hemos aportado ideas y alternativas para llegar a una solución de consenso. Seguimos diciendo lo mismo, para que se entienda, si tenemos una habitación de 20 metros cuadrados y el sector tiene 12, lo que pretendemos es conservar esos 12. Es decir, no nos oponemos a nada siempre y cuando mantengamos en total los mismos metros que ahora». Pedro Hernández, remarca, eso sí: «tampoco podemos decir mucho más, porque a nosotros nadie nos ha comunicado de forma oficial que el proyecto no se vaya a realizar de momento, ni mucho menos que sea debido a nuestros pronunciamientos».

Dos naufragios

No es la primera vez que el proyecto de ampliación del puerto deportivo carbonero ‘naufraga’. El primer concurso que se puso en marcha, que contemplaba 864 nuevos atraques y una inversión de 40 millones de euros, quedó desierto, después de que ninguna empresa se mostrara interesada en el mismo. Acto seguido, la Junta ‘rebajó’ el proyecto, dejándolo en 255 atraques, varadero y zona comercial por un presupuesto de 9,3 millones de euros. En enero de 2012, los entonces director gerente de la Empresa Pública de Puertos de Andalucía, Sergio Moreno y delegado de Obras Públicas y Vivienda en Almería, José Manuel Ortiz, se reunieron con el alcalde de Carboneras, Salvador Hernández, y la junta directiva del Club Náutico San Andrés, para presentarles el nuevo proyecto y ya en ese momento el presidente, José Martínez, manifestó la intención del club de ejecutar las obras y tener la concesión durante 40 años que es lo que se ofrecía en aquel momento. Martínez ya explicó tras esa reunión que lo bueno sería poder llevar a cabo el proyecto inicial, pero que ellos, con 400 socios, ya tenían reservados los amarres que se hicieran en esta primera fase de ampliación.